El “verano financiero” no alcanza para descongelar a la economía real

Imprimí este post

(Nota publicada en el diario “El Dia” el 10/02/2019)

El riesgo país bajando,  dólar calmo debajo de la banda cambiaria inferior, baja de la tasa  de interés y un BCRA comprando dólares (incrementando reservas)  son muy buenas noticias. Sin embargo, son solo  condimentos necesarios pero no suficientes para pensar en un rebote económico.

Los datos de la economía real llegan siempre con un rezago .Hoy vemos y analizamos  cómo terminó el 2018 (noviembre y diciembre ).Y los  datos son muy malos y fríos.

La industria registró una baja de 14,7% interanual en diciembre, y acumuló en el año una caída de 5%. La construcción cayó un 20,5% en diciembre respecto del mismo mes de 2017. Por su parte, las ventas de supermercados tuvieron una caída de 12,5% interanual y  los supermercados mayoristas reflejaron una caída de  14,7%. El sector automotriz no solo cayó en el mercado interno, 50,4% en enero . Sino que también cayeron las exportaciones.

 

Mea culpa en inflación

El propio presidente, Mauricio Macri, asumió que subestimo  el problema de la inflación  y dijo “Nos está costando bajar la inflación más de lo que imaginé” .  Al respecto , cabe señalar qué de cumplirse con las proyecciones que surgen del REM ( relevamiento de expectativas de mercado) elaborado por el Banco Central. La inflación acumulanda entre el año 2016 y 2019 será de 224,6% . Es decir, un 34,5 % de promedio anual , un número altísimo.

¿El verano contagia al invierno? .Rol del crédito

Aun con el supuesto de que el verano financiero haya llegado para quedarse  o al menos por un semestre  previo al clima de elecciones. Es difícil  saber cuándo la economía real pegará la vuelta .

 

Intentando recuperar el crédito

Si observamos la variable que más rápido se movió en las últimas semanas fue la tasa de interés.

La tasa de interés de las Leliqs  se redujo más de 6 puntos en solo una semana. Paso de 52,4% a 46,2% el viernes pasado .

Obviamente esto lleva a una caída en el costo de fondeo de los bancos .Que pagarán por los depósitos a plazo fijo entre 36% y 38% anual  ( hace poco tiempo ofrecían rendimientos de 50% anual).

  La clave es si está baja permite mantener la calma cambiaria y  además le da algo de oxígeno a las tasas activas .Es decir, que bajen las tasas de interés para los préstamos .

 Fundamentales para las pequeñas y medianas empresas puedan hacer frente a sus obligaciones y para que el consumo interno (de las familias) no siga cayendo. El equilibrio es muy delgado . El Banco Central intentara no desaprovechar todo el terreno  avanzado en lo que respecta a lo cambiario .Y que al menos que a fin de febrero y principio de marzo el crédito al sector privado deje de caer( en términos reales) .Buscando un mejor segundo trimestre y que se comience a “descongelar” la economía real.

 

Deja tu comentario