Estabilidad del dólar: en busca del puente hasta abril

Imprimí este post

(Nota publicada en el diario El Día el 10/03/19)

La disparada del dólar, que llegó 42,5 pesos en el mercado mayorista el jueves pasado, obligó al Banco Central a subir hasta 60,5% a la tasa de interés el viernes pasado. Y se prendieron las alarmas en el post feriado de carnaval.

Pese a las desmentidas del Ministro de Producción , Dante Sica, sabemos que el precio de la divisa norteamericana es clave para la economía. Más aún en un año de elecciones presidenciales. Sin estabilidad cambiaria, el oficialismo pierde sus chances electorales. Por ello, el Central tuvo que ir como un bombero a apagar el incendio. Las herramientas disponibles para el presidente del Central, Guido Sandleris, están limitadas por el acuerdo con el FMI. Interviene sacando pesos de circulación, que indirectamente lleva a una subas en la tasa de interés. O vende dólar futuro. No puede intervenir directamente en el mercado de cambios. Salvo que la cotización supere la banda superior de no intervención. Esto es para cotizaciones por arriba de 50,3 pesos. Esperemos que no llegue a ese punto.

¿Qué pasó en Febrero y el arranque de Marzo? Hubo un quiebre de las expectativas. A mitad del mes pasado, se dieron varias cuestiones juntas que marcaron un antes y un después en cómo se vislumbró la economía del país. Primero, se conoció el índice de precios de Enero. El dato fue malo. Estuvo por encima de lo previsto por los analistas, dio 2,9%. Este número se reflejó en las expectativas de inflación de las consultoras (relevamiento realizado por el Central). Que a principio de marzo, se elevaron de 29% a 31,9% para el 2019. Por otro parte, la política monetaria estaba intentando reactivar el crédito y suavizar el impacto de la recesión, de forma muy acelerada. El Central había bajado la tasa de interés (de las Letras de Liquidez) de 55% a 44%, entre fin de enero y el 14 de febrero. En abril ingresará la liquidación gruesa de la soja. Y antes de fin de marzo, los dólares del FMI El punto es que una baja de tasa de interés de Leliq hasta 44% anual implica que a los depositantes de plazo fijo les pagarán cerca de 10 puntos menos. Es decir, 34% anual. Lo cual en este contexto inflacionario, de 3% mensual promedio, hizo que los inversores/ahorristas pierdan atractivo por la tasa de interés en pesos .Y se volcaran al dólar. Es el famoso juego de dólar-tasa , como un sube y baja que busca un nuevo equilibrio. Por último, el quiebre de expectativas tiene que ver con las encuestas electorales. La polarización electoral entre oficialismo y el kirchnerismo, le marcan al mercado que el futuro político y económico son bastantes divergentes. Eso hace que muchos inversores comiencen a desprenderse de papeles argentinos (bonos y acciones) hasta tanto no tener más certeza sobre el rumbo económico del país. Este mix de mayores expectativas de inflación, baja de rendimiento en depósitos en moneda doméstica e incertidumbre electoral sumando a una recesión que sigue y no se sabe cuándo termina- son puntos importantes que explican la volatilidad de los últimos días.

A LA ESPERA DE AGRO-DÓLARES

Lo que viene para estos días es ver al Gobierno y al Banco Central tomando todas las medidas necesarias, aún arriesgando que el proceso recesivo se agudice, para controlar al dólar. Subirán más la tasa de interés y venderán dólar a futuro si es necesario. La estabilidad cambiaria es fundamental. En abril ingresará la liquidación gruesa de la soja. Se estima una campaña de más de 25.000 millones de dólares sumando soja, maíz y trigo. También antes que termine marzo ingresarán más de 10.800 millones de dólares del desembolso del FMI. Y probablemente en mayo el mercado cambiario tendrá un plus de oferta de los dólares que venderá el Tesoro nacional para poder hacer frente a sus obligaciones en pesos. Lo haría mediante subastas diarias de casi 50 millones (10% del volumen diarios del mercado de cambios). Estos 2 factores garantizan una oferta importante durante el clima pre-electoral. En resumen, el gobierno deberá transitar estos próximos 20 días, “a pura tasa de interés” si es necesario. para crear un “puente” que lo ubique en abril . Allí recién el dólar podría dejar de ser el protagonista.

Deja tu comentario