BCRA ¿caerá en la trampa de febrero?

Imprimí este post
(Nota publicada en el diario «El Dia» el 12/01/2020)

El inicio verano entusiasma a los presidentes del BCRA. Los «endulza» el aumento de demanda estacional de pesos (por pago de aguinaldos, bonos, vacaciones, obligaciones del fisco, entre otros). Que hace que se pueda emitir pesos y estos no genere tanta presión sobre la cotización del dólar. Y lleva a bajar las tasas de interés.

Pero como todo, esto no dura para siempre. Son 40  días o algo más de optimismo.

Luego de ese período el BCRA debe ser muy cuidadoso y prudente. Porque la demanda de pesos «pega la vuelta» y cae.

 Y el BCRA debe «absorber» los pesos emitidos en diciembre para evitar saltos cambiarios o que impacte en precios.

 Si se subestima la reversión de este efecto o se busca bajar más (de lo que corresponde) la tasa de interés tratando de reactivar el crédito. Los presidentes del BCRA enfrentan problemas.

En la historia reciente, febrero es un mes difícil de sortear sin un evento negativo.

Simplificando, podemos decir que febrero es una «trampa». O un test que pone a prueba al optimismo del presidente del BCRA.

 En 2016 titular del BCRA, Federico Sturzenegger, había logrado levantar el cepo cambiario con reservas netas en terreno negativo. Prácticamente valiendose sólo de expectativas positivas y una tasa de interés de 38 % anual en diciembre de 2015.

En enero de 2016, la cotización del dólar se estabilizó cerca de 14 /14,5 pesos y comenzó a baja la tasa de interés . En febrero aceleró este movimiento y  llevó el interés de las Lebacs a 30,25% anual. Luego de esa baja se produjo un salto en el dólar a 16 pesos en el arranque de marzo. Que lo obligó a subir nuevamente las tasas de interés a 38%. Volvió al punto de partida.

En 2018 la situación fue parecida. Posterior al cambio de metas de inflación el 28-D (diciembre) el BCRA bajó la tasa de interés de referencia. En marzo, el Central tuvo que vender de reservas en marzo por u$s 2040 millones para que no se dispare el dólar.

A Guido Sandleris, hace poco más de un año, le pasó algo similar. Venía de un enero con un BCRA comprando  dólares. Bajó muy fuerte de la tasa de interés. Paso de 59 % a 44% anual entre inicio de año y mediados de febrero. Y comenzaron las tensiones cambiarias.

Consecuentemente, tuvo que empezar a subir la tasa de interés a fin de Febrero. El BCRA dejó de comprar dólares. Y en marzo el salto en el dólar fue de 11%. Y la tasa de interés llegó a 68% a fin de ese mes.

En la actual gestión del BCRA se ve algo similar. Básicamente, la autoridad monetaria está emitiendo pesos por 3 motivos. Para asistir al Tesoro Nacional , para comprar los dólares del superávit comercial y pagar intereses de Leliqs (y pases).

Adicionalmente, ha bajado la tasa de referencia a 52% (desde 68%) y redujo encajes para líneas de créditos especiales a Pymes.

 Y en los últimos días emitió una normativa que prohibe a fondos comunes de inversión a invertir en Pases (es como una Leliq a un día) lo cual inyectará cerca de 170.000 millones más liquidez al mercado.

Es decir, habrá muchos pesos (oferta) y cuando llegue febrero (o unos días antes) menos demanda de pesos.

Ya la semana pasada el dólar mep subió y acumula 7,2% de aumento en 2020.

El interrogante es si el BCRA cae en la trampa o no. Si Pesce subestima este efecto. Puede que le pase lo mismo que a Sandleris y Sturzenegger.

Hoy con cepo cambiario el impacto se vera en  en el dólar paralelo o en los otros dólares ( mep o contado con líquidacion).

Será cuestión de tiempo ver la reacción del mercado o del BCRA (anticipando) la jugada. Esperemos que no caiga en la «trampa».

 

Deja tu comentario