Financiamiento de las PyMEs en el mercado de capitales

Imprimí este post

Por Marcos Zócaro 

Las pequeñas y medianas empresas (PyMEs[i]) argentinas representan cerca del 40% del Producto Bruto Interno (PBI) y explican más del 70% del empleo privado, entre otros factores relevantes que las transforman en una pieza clave en la economía argentina. Sin embargo, muchas veces no son beneficiadas por el contexto económico y normativo. Uno de los grandes inconvenientes que deben superar es el financiamiento para llevar a cabo sus actividades.

Si bien la fuente tradicional de financiamiento de las PyMEs es el sistema bancario y los recursos propios, durante los últimos años ha ido creciendo la alternativa del mercado de capitales.

Las principales herramientas utilizadas por este tipo de empresas son:

  • Cheques de pago diferido: una empresa que posee cheques a cobrar en un futuro (a un plazo máximo de 360 días) puede venderlos en el mercado y así adelantar su cobro. Es un sistema de descuento de cheques, donde las tasas de interés suelen ser elevadas, pero mucho más bajas que si el descuento del cheque se efectuara directamente en una entidad bancaria. Se pueden negociar bajo dos sistemas principales, según quien se responsabilice por el pago:

*sistema patrocinado: la empresa libradora del cheque patrocina y fomenta el descuento de su propio cheque en la bolsa.

*sistema avalado: las PyMEs pueden negociar cheques propios o de terceros, a través de una Sociedad de Garantía Recíproca que garantiza su pago.

  • Pagarés bursátiles: similar a los cheques de pago diferido, pero su plazo puede ser de hasta 3 años.
  • Obligaciones Negociables: consisten en una promesa de pago por medio de la cual una empresa se compromete a devolver, en un plazo determinado, el capital que los inversores le prestan, más los respectivos intereses. Su funcionamiento es equivalente a los bonos públicos.
  • Facturas de Crédito Electrónica[ii]: facturas emitidas por PyMEs a grandes empresas, las cuales posteriormente pueden descontarse y negociarse en Bolsa. Es un instrumento vigente desde el año pasado.

A lo largo del 2019, cerca de 25.000 PyMEs obtuvieron fondeo bursátil, principalmente mediante la negociación de Cheques de pago diferido y, en menor medida, de Pagarés, Obligaciones Negociables y las flamantes Facturas de Crédito Electrónicas.

En ese período, el financiamiento total en el mercado de capitales alcanzó los $325.943 millones[iii] (unos US$ 6.635 millones), de los cuales $106.230[iv] millones (US$2.218 millones) correspondieron a financiamiento PyME.

Durante 2018, estos guarismos fueron de US$7.991 para el financiamiento total y de US$1.529 millones para el segmento PyME.

Comparando las cifras del año 2019 contra las del 2018, se aprecia como el financiamiento total vía mercado de capitales decayó; sin embargo, en el caso de las empresas pequeñas y medianas el fondeo se incrementó considerablemente: un 45% en dólares.

Si indagamos en los números relativos al 2019, vemos que se negoció un monto de $96.419 millones en Cheques de pago diferido (se descontaron un total de 310.578 cheques), $8.952 millones en Pagarés y $861 millones en Facturas de Crédito Electrónicas. Claramente la herramienta más utilizada por las PyMEs fue el descuento de cheques, incrementándose un 147% respecto del 2018.

Este aumento del financiamiento PyME en el mercado de capitales se explica en gran medida por los menores costos relativos en comparación al habitual sistema bancario. Sólo a modo de ejemplo: en marzo de 2019, se negociaron en la Bolsa cheques de pago diferido avalados a tasas cercanas al 30%, un 50% más bajas que en los bancos.

A su vez, la nueva regulación de la Superintendencia de Seguros de la Nación (Resolución n° 187) también favoreció la suba del volumen negociado en el mercado: desde marzo de 2019 las compañías de seguros debieron incrementar el porcentaje de su cartera destinado a instrumentos PyMEs (hasta alcanzar el 5% como mínimo desde mediados de 2019).

De todas formas, a pesar de la tendencia creciente año a año, el financiamiento PyME vía mercado de capitales continúa siendo insignificante, predominando el fondeo con recursos propios (utilidades y aportes de los socios), con porcentajes que durante la última década promediaron más del 50% del total del financiamiento. Le siguen de cerca el crédito bancario y con proveedores[i].

En definitiva, dada la importancia de las PyMEs en el desarrollo económico del país, se debería no solo facilitar y ampliar el acceso al crédito (siendo el mercado de capitales fundamental en este sentido), sino también asegurar un marco regulatorio e impositivo que colabore con la actividad PyME y no que se convierta en un obstáculo más (pero este último tema, seguramente, será parte de otro artículo…).

 

 

 

[i] Parámetros para ser calificados como PyMEs: Resoluciones 220 y 563 del 2019 (Secretaría de emprendedores y de la pequeña y mediana empresa).

[ii] Ley 27.440. Y micrositio AFIP: https://www.afip.gob.ar/facturadecreditoelectronica/default.asp

[iii] https://www.cnv.gov.ar/SitioWeb/Prensa/Post/1387/1387financiamiento-en-el-mercado-de-capitales—diciembre-2019

[iv] http://www.mav-sa.com.ar/uploads/tx_sbdownloader/Informe_MAV_2019.pdf

[v]Fundación Observatorio PYME: https://www.observatoriopyme.org.ar/espacio-pyme/las-pyme-diversificaron-las-fuentes-de-financiamiento-durante-la-ultima-decada-mito/

Deja tu comentario